Acerca del Montessori y el impacto generado en La Carpio

 

Entrevista a Gabriela Muñante, especialista en el sistema Montessori en la Universidad San Francisco, California. 

Incubadora del Montessori en SIFAIS, La Carpio.

1

¿De que trata el sistema pedagógico creado por la célebre doctora italiana María  Montessori? 
 

El sistema pedagógico creado por la Dra. Montessori se basa en el respeto al niño al brindarle la oportunidad de desarrollarse de acuerdo a las leyes de la naturaleza y a su guía interna. Se reconoce a cada individuo como único y no se pretende estandarizar sino más bien dar fuerza a la comunidad de estudiantes a través de las fortalezas y diferencias de cada uno.

 

A través de este sistema se pretende ofrecer al niño un ambiente con materiales científicamente preparados en el que a través de la práctica de la libertad cada individuo desarrolla su potencialidad y las habilidades necesarias para obtener conocimiento del mundo en el que vive.   Es una educación para la vida.

 

El sistema Montessori más que una pedagogía o filosofía pedagógica es una filosofía de vida, es mostrar respeto por todo ser vivo y por todo lo que nos ofrece el mundo en el que vivimos, es conocernos y aceptarnos, es ayudar a otros y recibir la ayuda con gratitud, es reconocer las capacidades así como las debilidades, es asumir retos y luchar por conquistarlos, es amar aprender, es crear conexiones y relaciones con los demás, es demostrar amor.

2

¿Qué  temas, prácticas y tareas aprenden los niños en Montessori? 
 

Cada niño aprende lo que está listo para aprender, cada uno se desarrolla a su propio ritmo lo que ayuda a desarrollar una buena auto-estima, confianza en el ambiente y confianza en los demás. En una Casa de Niños Montessori se pretende acercar al niño a lo que el mundo ofrece, acercarlo a su cultura, ofrecerle llaves para descubrir el mundo de las sensaciones, del lenguaje, de la matemática.

 

 

Se pretende ayudarlo a cuidarse a sí mismo, a fortalecer su independencia, a cuidar a los demás y a cuidar el ambiente y así pues las tareas, temas y prácticas son tan diferentes como el aprendizaje que cada niño desarrolla. Desde lavar platos, limpiar una mesa,  armar un cubo que representa la ecuación del trinomio (a+b+c)³, ordenar el sonido de campanas de acuerdo a la escala musical, leer, escribir, conocer los numerales, realizar operaciones básicas con miles, conocer las banderas de diferentes países, conocer acerca de diferentes culturas, aprender acerca de los animales y las plantas, de los planetas, el espacio, la historia del arte, la música y la historia también.

 

 En un ambiente Montessori no hay competencia pues cada uno le ayuda al otro y se desarrolla a su propio ritmo. Sólo se tiene un ejercicio de cada uno de manera que cada niño está realizando algo diferente y no hay competencia por terminar primero, por ser mejor que otro o por la atención de la maestra, no hay competencia por premios, es un ambiente de colaboración en el que se promueve el crecimiento individual y social a la vez. Es un ambiente donde no se da el matonismo o bullying y se previene para el futuro.

 

3

¿Qué la inspiró a crear un Montessori en La Carpio?
 

Creo que hay tres aspectos que me inspiraron a colaborar con Sifais y crear el Montessori Sifais.

Primero el amor a la comunidad, desde el primer día que entré a trabajar con la fundación, fue una conexión instantánea con los niños, adultos, voluntarios y el ambiente que se vive en Sifais los sábados.

 

Segundo, el gran interés que percibí en la comunidad por superarse y la convicción que tengo de que la educación es la que brinda la oportunidad de superación al individuo. La educación entendida como el brindarle al individuo la oportunidad para descubrir sus capacidades y desarrollarlas, el permitirle al niño mantener la curiosidad natural por aprender, el ayudarlo a desarrollar las habilidades para continuar un aprendizaje a través de la vida, el poder ofrecerle a esa Vida el ambiente adecuado para desarrollarse. No una educación en la que el individuo memoriza, acepta a ciegas el “conocimiento” del adulto, compite por la atención del mismo y por notas que al final no determinan el SER que es.

 

Y por último, mi lado egoísta……poder crecer y aprender al lado de estos niños y familias y a la vez vivir algo de lo que María Montessori desarrolló en el suburbio de San Lorenzo con la primera Casa dei Bambini.

4

¿Cuántos años tiene este proyecto y como ha crecido a nivel de estudiantes, recurso humano e infraestructura? 
 

El 16 de mayo del 2015 el Montessori Sifais cumple un año de haber abierto sus puertas a la comunidad y lo que hemos crecido es en oportunidades de sonreír, en aprendizajes, en lazos creados con niños y familias, en amor.  Tenemos 36 niños matriculados al igual que el año pasado pues la infraestructura no nos permite tener más. Lo que ha crecido es nuestra lista de espera.

 

En recursos humanos estamos igual que el año pasado pues contamos con cuatro valientes mujeres voluntarias de la comunidad que están aprendiendo y creciendo con nosotros así como con otras dos guías Montessori que donan su tiempo al trabajo con los niños. Ellas cada día comprenden mejor el sistema Montessori y vemos el respeto a los niños en cada una. Gracias al Centro Montessori Costa Rica y a una generosa familia, estamos disfrutando de dos becas para entrenarnos con excelentes maestras y guías Montessori y una de las voluntarias de la comunidad está recibiendo este entrenamiento. Así que si nuestro recurso humano no ha crecido en cantidad, si lo hace en calidad; aún así sería maravilloso contar con otras maestras de preescolar con conocimientos de Montessori o con ganas de aprender este sistema que se comprometieran con el programa para continuar creciendo.

 

En cuanto a infraestructura, estamos muy agradecidos con Sifais por el espacio que nos ha abierto y por poco a poco irlo protegiendo para nosotros. Sin embargo, en este aspecto es en el que más apoyo necesitamos. Es un espacio amplio y nos permite tener a 36 niños en el ambiente (clase), pero no es el apropiado; las ventanas abiertas y entradas de aire permiten un ambiente fresco pero también que entre el polvo y suciedad a una clase en la que tratamos de que los niños vivan un ambiente hermoso que atraiga a aprender más. El patio que tenemos es pequeño y no está adaptado para que los niños encuentren retos con los que crecer, desarrollarse y entretenerse. Los baños son de adulto y al ser utilizados por otras personas en las tardes y fines de semana, hay mucho trabajo que realizar en ellos. 

5

¿Qué cambios ha observado en los niños y en la comunidad a partir de este proyecto?
 

De los cambios más drásticos en los niños es el orden, que los lleva a un mayor enfoque en las actividades que realizan y esto a una mayor concentración. Todo esto lleva a un ambiente de paz en el que cada uno brinda lo mejor de sí. Los niños se van conociendo a sí mismos, respetándose y respetando a los demás, se sienten orgullosos de lo que pueden lograr y la auto-estima crece, se van abriendo a recibir ayuda y recibir amor, se disponen también a darlo a otros.

 

Este cambio se da también en las familias, van creando una relación y conexión con nosotras las voluntarias, saludan en las mañanas, participan en reuniones y talleres y están deseosos de conocer más, de brindar lo mejor a sus hijos.

 

En la comunidad vemos mayor respeto cada día, observan por las ventanas a los niños trabajar sin gritar o distraerlos, respetan el ambiente que creamos entre todos. Sin embargo hay mucho camino por recorrer, tenemos que calar más hondo, a qué no nos tiren piedras por las ventanas cuando no estamos, a respetar los materiales que tenemos y que no entren a llevárselos, a que sientan un respeto por la oportunidad que brinda un Montessori a los niños y la comunidad.

  • Twitter App Icon
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • Instagram Classic
  • YouTube Classic

Fundación SIFAIS

Boulevard de Rohrmoser  -   Cuevadeluz de La Carpio
(506) 2290-5690   -    (506) 6312-2349

info@sifais.org

El modelo de promoción social SIFAIS ha sido concebido en Eureka Comunicación como parte de su programa de RSE, y es impulsado directamente por su fundadora y por millares de voluntarios y donantes que se han unido a esta
innovadora y apasionante Revolución Constructiva que nació en La Carpio. © 2015 SIFAIS