Josué Campos: el joven músico y fotógrafo autodidacta de Carpio


El aprendizaje como resultado de una curiosidad autodidacta. Eso es lo que ha hecho al joven de Carpio Josué Campos encontrar dos de sus mayores pasiones: la música y la fotografía. Josué tiene tan solo 19 años de edad y desde que era niño se comenzó a interesar por la música.

“Comencé cuando tenía 7 años. Soy autodidacta. Me comenzó enseñando mi papá guitarra. Lo básico. Lo que él sabía. La guitarra es muy similar al bajo. En base a lo que sabía de guitarra aprendí bajo también. Solo”, comenta Josué.

Además de la guitarra y el bajo, Josué también aprendió sobre el piano y la batería de manera autodidacta. Sus primeros roces con la batería se dieron cuando iba a la iglesia a observar, pero luego tomó la decisión de ingresar a SIFAIS para tocar el saxofón.

“Ya cuando comenzó SIFAIS en la comunidad, yo no lo conocí como hasta un año después. Llegué así como por casualidad. Tampoco tenía planeado ir y me metí en saxofón. Estuve como seis meses en clases de saxofón”, menciona Josué.

Simultáneamente también recibía clases de guitarra eléctrica para luego comenzar a formar la primera banda de rock de SIFAIS. En ese momento aún no tenían nada formalizado y solo lo veían como algo de entretenimiento. Por un año, Josué permaneció fuera de SIFAIS, pero luego regresó para reunirse de nuevo con sus compañeros de banda.

“Ya ahí fue cuando me incorporé solo en la banda. Eso fue como en el 2014 o 2015, más o menos. Con el tiempo vimos que nos iba yendo bien. Comenzamos como banda oficial hace 3 años. Al puro principio del 2015 le dimos nombre a la banda. Se llama Balance. Escogimos un nombre que fuera escrito igual en inglés y en español”, relata Josué.

Una vez que Balance estaba conformado oficialmente, tuvieron la dicha de tener al cantante costarricense Luis Montalbert como vocalista de la banda. Con él tocaban canciones de su agrupación Gandhi y unos que otros covers. Con Luis tuvieron la oportunidad de ir a tocar en dos presentaciones en Multiplaza de Curridabat y de Escazú en conjunto del cantante Pedro Capmany.

Luego, para Josué una de las mejores experiencias musicales con su banda Balance, fue tocar en la iluminación del Museo de Niños en el 2015. Esta fue la ocasión en donde más público han tenido como banda y donde los nervios de la emoción no cedían.

“En diciembre 2015 tocamos en la iluminación del Museo de los Niños y creo que esa vez fue un público de 14,000 personas y televisión nacional. Creo que es el público más grande que hemos tenido hasta ahora. Me comieron los nervios”, comenta Josué.

Los nervios no fueron obstáculo para Josué y lo motivaron para seguir tocando y creciendo más como músico. Tras haber tenido esa experiencia, unos meses después tuvo la oportunidad de tocar en Sinfonías del Rock, un espectáculo musical de música nacional entre la orquesta sinfónica de SIFAIS y artistas costarricenses de renombre llevado a cabo en el Teatro Nacional.

Ahí Josué tuvo la posibilidad de colaborar con mú